Tratamiento de la flaccidez Facial

0
Tratamiento de la flaccidez Facial

flaccidez-facial-ddermis-magazineActualmente no sólo nos preocupan las arrugas sino incluso, y puede que más, la pérdida del contorno del óvalo facial que idealmente y en un inicio es en forma de V y que con la edad se va invirtiendo. Las causas no son tan simples como la relajación del tejido cutáneo sino también pérdidas o desplazamientos del tejido adiposo y curiosamente también pérdida del tejido óseo facial.

Disponemos en la actualidad de varias técnicas para poder reafirmar el óvalo facial:

 MESOTERAPIA

Es una de las técnicas más antiguas de que disponemos, aunque no las substancias que  se emplean para producir el efecto de luminosidad, hidratación, engrosamiento y tensión   de la piel. Desde homeopatía hasta vitaminas, oligoelementos, péptidos, silicio orgánico, aminoácidos o ácido hialurónico.

Se requieren unas 3 o 4 sesiones separadas unos 15 días como tratamiento de choque y un mantenimiento de 1 sesión cada 4 o 5 meses según cada caso.

 BIOESTIMULACIÓN AUTÓLOGA

Consiste en la extracción de sangre del propio paciente de la que se obtiene, tras centrifugado, una porción rica en plaquetas que, inyectada en la piel, dada su capacidad de inducir la producción de colágeno, genera un efecto tensor de luminosidad y elasticidad al cabo de unas semanas.

Puede inyectarse una vez al mes unas tres veces o según nuevas tendencias dos sesiones en una jornada, separadas ocho horas, y repetir a los seis meses.

RADIOFRECUENCIA

Los aparatos de radiofrecuencia producen un calentamiento de los tejidos desde dentro  hacia fuera. Producen una contracción del colágeno, con lo cual la piel se tensa. Hay distintos tipos de radiofrecuencia, monopolar, bipolar, tripolar o multipolar que actúan a distintas profundidades, con lo cual además de trabajar sobre la piel tendrán acción sobre el tejido celular subcutáneo (celulitis, grasa) y muscular (contracturas). El número de sesiones dependerá del estado de la piel y el mantenimiento se fijará también según el caso.

 IMPLANTES FACIALES, BIOPLASTIA

Son interesantes los generadores de colágeno e implantados no simplemente como voluminizadores. Tenemos el ácido poliláctico, la hidroxiapatita cálcica, el betafosfato tricalcico y la policaprolactona. A las 3 o 4 semanas de aplicarlo se empieza a observar el efecto tensor.

 HILOS TENSORES

Son hilos de sutura que situados en lugares estratégicos consiguen levantar aquellas zonas que están fláccidas. Los primeros necesitaban de pequeñas incisiones y suturas. Los más actuales se introducen individualmente a través de 3 orificios (pinchazos) y el propio hilo se va reabsorbiendo progresivamente. Son de ácido poliláctico, por lo que a su vez son generadores de colágeno. Es un tratamiento ambulatorio que sólo necesita anestesia local.

LÁSER FRACCIONAL

Es un láser que actúa, como su nombre indica, en una fracción de la piel, dejando otra fracción sin tocar, con lo cual la recuperación es mucho más rápida. La piel que ha sido  tratada genera colágeno, creando un gran efecto tensor durante los meses siguientes al tratamiento.

Para cada piel habrá uno o más tratamientos que puedan complementarse para conseguir al mejor resultado. Cuanto antes se empieza, mayor capacidad de regenerar colágeno y por tanto mayor resultado se tiene.

Escrito por Dra. Gemma Padilla de Tarracomedic para dDermis Magazine

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter desde la Home