Productos de otoño para combatir las infecciones y resfriados

0

Productos de otoño para combatir las infecciones y resfriados

A pesar de que la evolución de las técnicas de cultivo de hoy en día nos permite disponer de prácticamente todos los alimentos durante todo el año, es aconsejable consumir preferentemente los alimentos naturales y poco procesados. Consumir alimentos frescos y de temporada no sólo supone un ahorro económico, sino que también permite la posibilidad de comer los alimentos cuando conservan el máximo de sus propiedades nutricionales y organolépticas.

Productos de otoño para combatir las infecciones y resfriados

Con la llegada del otoño las horas de sol se acortan y empiezan a bajar las temperaturas. En esta etapa maduran frutas y verduras con colores vivos ricas en antioxidantes, como la vitamina C y los beta carotenos que nos ayudan a mantener nuestro sistema inmunitario y nuestras mucosas en buenas condiciones para propios de esta estación.

Las frutas y verduras de colores intensos son ricas en antioxidantes, Vitamina C, Beta carotenos

Las frutas y verduras de colores intensos como el rojo, el verde y el naranja son ricas en estas sustancias, destacando de esta época del año las manzanas, las peras, el tomate, la granada, la calabaza, y todas las verduras de la familia de las coles.

En cuanto al tomate, a pesar de que lo encontramos en el mercado durante todo el año, es en esta estación cuando tiene más sabor y más nutrientes. Es un alimento muy saludable, por su elevado contenido en agua, fibra, vitamina C, beta carotenos y licopenos. Todos estos nutrientes le confieren un  gran poder antioxidante, que contribuye a prevenir algunas enfermedades, nos ayuda a eliminar el ácido úrico y a mantener en buen estado nuestras defensas. Se puede consumir en ensalada, solo con un chorrito de aceite de oliva, cocido o en forma de salsa. Su bajo contenido calórico y su efecto digestivo hacen que sea apto para la mayoría de personas.

La manzana, en todas sus variedades, también es una fruta disponible durante todo el año pero que es propia de esta estación. Igual que el tomate, es rica en vitaminas y antioxidantes y su elevado contenido en pectina disminuye la absorción de colesterol. Se aconseja consumirla en crudo y preferiblemente con piel, para aprovechar al máximo la fibra y los nutrientes que contiene.

Las setas son otra de las grandes delicias del otoño. No sólo podemos disfrutar de las múltiples variedades que existen en la naturaleza, sino que también permiten cocinarlas de maneras muy diversas. Es un alimento muy bajo en calorías, rico en ergosterol, una sustancia que nuestro organismo transforma en vitamina D, vitaminas del grupo B y C y yodo. Aunque tienen grandes propiedades, es un alimento que puede resultar indigesto si se come en grandes cantidades o por la noche.

Productos de otoño para combatir las infecciones y resfriados

La calabaza es también una hortaliza característica de esta estación del año. Rica en vitaminas y minerales, su contenido en potasio ayuda a disminuir la aparición de rampas musculares y favorece la eliminación del sodio, propiedad que la hace muy apropiada para personas con hipertensión. Igual que el resto, también contiene una cantidad importante de vitaminas del grupo B y fibra. Se acostumbra a consumir en forma de puré, y gracias a su sabor dulce es un ingrediente perfecto para su uso en repostería.

Estos productos de otoño nos ayudan a combatir las infecciones y resfriados. Hay que recordar que la OMS recomienda el consumo de 5 raciones de fruta y verdura al día que, dentro de un patrón de alimentación equilibrada y variada, contribuirá a mantener un buen estado nutricional y de salud. Una buena manera de seguir esta recomendación es consumir, dependiendo de la medida, entre dos y tres piezas de fruta al día, preferentemente fruta fresca y de temporada y dos raciones completas de verduras y hortalizas en las comidas principales.

En este sentido, hay que tener presente que la cocción y procesamiento de los alimentos disminuye su contenido en nutrientes, motivo por los que se aconseja consumir las frutas crudas, y con piel siempre que sea posible, y consumir como mínimo una ración de verduras crudas al día. En cuanto a la técnica de cocción de los alimentos, hay que tener presente que la cocción al vapor es una de las técnicas culinarias más apropiadas para minimizar la  pérdida desabor y nutrientes.

Escrito por Laia Salinas. Enfermera y Dietista Nutricionista, para dDermis Magazine

Colegiada nº 41423 por el COIB i 000759 por CODINUCAT.

Colaboradora de Nútrim

www.nutrimsalut.com

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter

banner-vitae