¿Por qué le llaman conciliación cuando debería ser Co-responsabilidad?

¿Por qué le llaman conciliación cuando debería ser Co-responsabilidad?

Ser Co-responsables, creo que este es el verdadero cambio de paradigma que necesitamos hacer. Focalizar la atención en este concepto que marca la diferencia en una sociedad avanzada, dónde las personas “acuerdan” una forma de organizar los usos del tiempo impulsando por ejemplo, una Reforma Horaria”

como se está planteando en Catalunya. Un tiempo para la vida privada, otro para la social y otro para la profesional. A grandes rasgos, podríamos estructurar en estos tres “momentos”, la división del tiempo que dura un día para cualquiera persona, al menos la tendencia debería ser ir hacia ese marco social, disponer de estos “tiempos” diversos, para llevar una vida más saludable y feliz, según las investigaciones de la OMS.

PERO VAYAMOS POR PARTES: ¿DE DÓNDE PROVIENE EL TERMINO CONCILIAR?

La etimología de la palabra “conciliación” proviene del latín “conciliatio” “conciliationis” (unión de personas asociadas). Para entendernos, de la misma familia de palabras que  “concilio”, términos muy vinculados a las formas de expresión del ámbito eclesiástico…Y es que el lenguaje nunca es inocente, siempre va cargado de palabras con intención.

En el ámbito del  Derecho, y la Política  la “conciliación” es un medio alternativo para solucionar conflictos, a través del cual las partes resuelven directamente un litigio con la intervención o colaboración de un tercero. Ahora mismo no sabría decir, en el contencioso social de la desigualdad que sufrimos las mujeres, quién ha desempeñado el rol de esa “tercera parte” que debía ayudar y/o colaborar para que hombres y mujeres nos entendiésemos a la hora de dividirnos las responsabilidades y los tiempos…Imagino que las instituciones, los gobiernos entrantes y salientes y los partidos políticos que tanto se han llenado la boca de “igualdad”, pero la realidad supera la expectativa, y lo cierto es que hoy, los indicadores vuelven a arrojar datos en negativo.

A menudo se habla de conciliación de la vida laboral, profesional y familiar, pero creo que siempre desde un enfoque que atañe, casi en exclusividad, a la lucha de las mujeres para ganar espacios de tiempo, no para liberarse de tareas, equívocamente, asignadas a ellas, desde una óptica cultural (cuidado de la familia, hijos, personas mayores y enfermas, tareas del hogar, cuidado del esposo…) sino para seguir haciéndolo todo, pero desde otra distribución del tiempo. Así, parece tratarse de un término “trampa” en el que las mujeres corremos el riesgo de volver a caer y perpetuar, de otra forma, quizás más moderna e innovadora, la misma desigualdad que cargamos en nuestras espaldas desde hace siglos.

Afortunadamente, la sociedad ha cambiado. Hoy las mujeres estamos mejor formadas, hemos aprendido a ver los beneficios de trabajar en red con otras mujeres y lanzar acciones de lobby para defender nuestros derechos y libertades. La tecnología se ha convertido en una verdadera aliada para nuestro empoderamiento. Por eso, es del todo recomendable que cuantas más mujeres “ocupemos” nuestro espacio en la esfera digital, mejor se escucharán nuestras voces para expresar nuestras opiniones, sobre lo que ocurre a nuestro alrededor y aportar nuestra visión del mundo a la hora de tomar decisiones importantes que nos afecten colectivamente.

LOS CAMBIOS DE LAS ÚLTIMAS DÉCADAS REFUERZAN LA IDEA DE LA CO-RESPONSABILIDAD

Antes de relatar estos cambios conviene asentar algunas definiciones:

En primer lugar: La Co-responsabilidad,  trata de una responsabilidad solidaria, hay más de una persona implicada, son varias personas igualmente responsables.

En segundo lugar: Compartir la responsabilidad quiere decir asumir compromisos entre las partes.

Lo que conocemos comoLa familiaen tanto que primera estructura de relación  privada con otras perdonas, es uno de los principales ámbitos en el que se debe desarrollar este cambio de paradigma de la Conciliación a la Co-responsabilidad. Los modelos de familia en la actualidad ya no son los mismos que hace diez, o veinte años. La diversidad que es lo natural, se ha impuesto.

La vida laboral también es distinta y para bien o para mal, se ha ido transformando. Existen diversas formas de “estar trabajando”. Las mujeres disponemos de opciones muy diversas para elegir cómo queremos trabajar, desde dónde y en qué condiciones.

La Tecnología. Asimismo, la revolución tecnológica nos ha proporcionado herramientas, recursos y canales que están cambiando el Mercado del Trabajo, su funcionamiento y la relación que se establece entre las personas empleadas y las empresas.

El ocio de las mujeres, también ha experimentado cambios que indican una clara tendencia hacia un nuevo modelo de usos del tiempo libre. En el sector turístico encontramos algunas evidencias en estudios como el de Hosteltur: La mujer, cada vez más, viaja sola o con otras mujeres, o en grupos mixtos y menos en pareja.

LA “BRECHA DEL TIEMPO” EL GRAN ESCOLLO PARA LA CO-RESPONSABILIDAD

Se habla poco de “la brecha del tiempo” que para mí significa el déficit de las mujeres en la gestión de un tiempo que no tenemos. Un tiempo condicionado por los roles que se nos asignan de forma histórica y que han contribuido a una discriminación estructural. Es la expresión de una desigualdad basada en las diferencias en cuanto a la responsabilidad en el reparto de tareas, dentro de los usos del tiempo entre hombres y mujeres y entre sociedades.

En el estudio que realizó Edenred Ipsos que aporta datos del 2015, por ejemplo, se confirma que las españolas pasamos más horas trabajando que estando con nuestros seres queridos o disfrutando de un tiempo de ocio. “El 41% de las personas trabajadoras declara no estar satisfecha con el equilibrio entre su vida laboral y familiar” He escogido este mapa, porque creo que nos da una pista visual sobre esa idea tan anhelada de la felicidad que todas buscamos y que está estrechamente relacionada con disponer de más tiempo para nosotras, para cuidarnos, desarrollarnos como individuas, más allá de la esfera profesional o de nuestras relaciones con otras personas.

¿Por que le llaman conciliación cuando deberia ser Coresponsabilidad?
Barometro 2015 bienestar y motivacin de los empleados

Así, y después de todo lo expuesto, creo que sería más recomendable en lugar de “conciliar”, utilizar el concepto de co-responsabilidad para referirnos a cómo vamos a distribuir las responsabilidades compartidas entre las personas. Un ejemplo muy gráfico lo tenemos en la maternidad y paternidad: No es que el hombre ayude a la mujer en el cuidado de la criatura, es que es cosa de dos, de igual responsabilidad y por ello los derechos de bajas por paternidad se deberían equiparar a los de maternidad, o sencillamente, crear una nueva forma de entender lo que esto significa en términos sociales que tuviera su aplicación equitativa en el ámbito de la empresa, la educación y de las estructuras de la administración pública.

Maria-Freiria SEscrito por María Freiría para dDermis Magazine. Social Media Marketing & e-Business

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter

Taller de meditación