La Coenzima Q10, la fuente de energía

0

¿Te encuentras cansada, con falta de vitalidad y sin energía para afrontar los nuevos retos que se te  presentan?
Los primeros meses del año se caracterizan por los buenos propósitos que nos llevan a llenar  nuestras agendas de actividades y emprender nuestros sueños. Pero, en ocasiones, sentimos que nos  falta la energía necesaria  para llevar a cabo todos esos retos. Sensación de astenia  que no aparece  después de grandes esfuerzos sino en las cosas del día a día. 

¿Piel desvitalizada, aspecto cansado y sensación de que el aire pesa sobre tus hombros? Descartada  una afectación orgánica, es el momento de acudir a la ubiquinona o Coenzima Q10 . Se llama así  porque es ubiquitaria: está en todas las células de nuestro organismo, aunque está en mayor  concentración en el corazón, el hígado, los riñones y el tejido muscular. Cumple la función de  activar el metabolismo celular a nivel mitocondrial. Las mitocondrias son las centrales energéticas  de nuestras células. En ellas tienen lugar las reacciones de óxido-reducción y la síntesis de ATP, moneda energética del organismo, así como el  transporte de electrones en el circuito respiratorio  celular para la obtención de energía.

Cómo funciona
Un buen complemento en Co Q10 es aquel que posea una excelente absorción y buena  biodisponibilidad que le permita optimizar el sistema de defensa antioxidante celular luchando  contra los Radicales Libres que producen el envejecimiento celular y por tanto de los tejidos. Actúa como un antioxidante, igual que la Vitamina E y los carotenoides, y estabiliza las membranas frente a la acción de los Radicales libres y la peroxidación lipídica.

A partir de los 20 años la autoproducción de Q10 disminuye, con lo que su aporte va a beneficiar en todos aquellos procesos relacionados con el envejecimiento, sobre todo a nivel de la piel y los daños  oxidativos.
El aporte de Q10 también nos protege frente a la radiación solar y los daños que produce a nivel del  ADN celular. Si complementamos nuestra dieta con Q10 para ralentizar el envejecimiento celular  vamos a necesitar una dosis diaria de 100 mg.

Además, recuerda:
Respetar las horas de sueño. La reparación nocturna es fundamental.
Llevar una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras y pobre en grasas saturadas. Acude a las legumbres como fuente de proteínas y a los frutos secos como fuente de ácidos grasos insaturados o  saludables.
La Co Q10 es sintetizada por nosotros. Los alimentos que mayor contenido tienen en Co Q10 son el  brócoli,  las espinacas, las nueces y los crustáceos.
• En invierno también es importante la hidratación. Las calefacciones quitan humedad y alteran la microcirculación cutánea, dando mayor sequedad a la piel. Disfruta de infusiones de té verde, rooibos, té con jengibre…
Practica ejercicio al aire libre que aumente la oxigenación de los tejidos. La respiración del yoga kundalini o pranayama también aumenta el oxígeno en tu organismo.

Ten en cuenta que la mejor medicina es la prevención. Tener un aspecto sano no se improvisa. La  alimentación sana, el ejercicio físico y los suplementos dietéticos son la clave para que se traduzca  ese aspecto luminoso en la piel, fiel reflejo de la belleza que proporciona la salud.

Escrito por Dra. Inma González de Novadona Espai de Salut para dDermis Magazine