Innovación en salud cardiovascular

0

Innovacion en salud cardiovascularEl Dr. Svend Aage Mortensen, máximo responsable del Centro Cardíaco del Hospital Universitario de  Copenhague, es el investigador principal de un nuevo e innovador estudio, el Q-Symbio, en el que se documenta que la coenzima Q10 es capaz de mejorar los síntomas y el desarrollo de la enfermedad en  pacientes que padecen insuficiencia cardiaca crónica. Su investigación se ha publicado online en la  prestigiosa revista Journal of the American College of Cardiology, HEART FAILURE.

Estimula el corazón

“El tratamiento médico convencional para la insuficiencia cardiaca se centra principalmente en la inhibición de diversos factores hormonales que se relacionan con la insuficiencia cardiaca, y que someten el corazón a  un fuerte estrés. Sin embargo, la nueva terapia apoya los procesos celulares que tienen que ver con el  metabolismo energético. Esto le proporciona energía extra al músculo cardiaco deficiente”, explica el Dr.  Mortensen.

“Los resultados conotros medicamentos estimuladores del corazón en el tratamiento contra la  insuficiencia cardiaca han sido decepcionantes,” añade.

De acuerdo con los resultados del estudio, este tratamiento es altamente eficaz. Los pacientes que tomaron  Coenzima Q10 presentaban una tasa de mortalidad sustancialmente inferior, y registraban menos  hospitalizaciones como consecuencia de su insuficiencia cardiaca, en comparación con los pacientes que no  tomaron coenzima Q10.


Reducción significativa de la mortalidad

En el estudio Q-Symbio participaron un total de 420 pacientes con insuficiencia cardiaca, que se sometieron a dos años de tratamiento. La mitad de los pacientes recibieron un tratamiento adicional con tres cápsulas  diarias de 100 mg de coenzima Q10 (ActiveComplex Q10 Gold), mientras que a la otra mitad de pacientes  sólo se les administró placebo. Los pacientes de los dos grupos siguieron con su extenso régimen de  medicamentos indicados para la insuficiencia cardiaca.

Tras dos años de seguimiento el estudio ha puesto de manifiesto que, en el grupo que tomó Q10, se habían  reducido un 43% las muertes relacionadas con patología cardiovascular, en comparación con el grupo  placebo.

Además, hubo también una reducción del 43% de las complicaciones cardiacas entre los  participantes que recibieron Q10 incluyendo, entre otras, la hospitalización como consecuencia de un  empeoramiento de la insuficiencia cardiaca.

Basándose en los resultados del estudio, el Dr. Mortensen sugiere que la coenzima Q10 puede tener un rol  importante como adyuvante a la terapia convencional contra la insuficiencia cardiaca.

Por otra parte, el  experto señala que la administración de esta sustancia no supuso la aparición de algún tipo de efecto  secundario, constatándose el mismo nivel de efectividad incluso cuando a los pacientes ya se les había  suministrado previamente el tratamiento recomendado contra la insuficiencia cardiaca.

CoQ10, una fuente natural de energía del corazón

Todas las células del cuerpo usan la coenzima Q10 para poder fabricar la energía que necesitan para el  funcionamiento normal de las células. El cuerpo sintetiza la sustancia, pero la producción endógena de la  coenzima Q10 se va reduciendo a medida que envejecemos, además de verse afectada por cierto tipo de  patologías.

Las células del músculo cardiaco son especialmente dependientes de este tipo de energía, razón  por la cual presentan concentraciones más elevadas de coenzima Q10 que en otros tejidos.

Sin embargo, en casos de insuficiencia cardiaca, la situación es diferente. Los niveles de coenzima Q10 del corazón se reducen, causando una falta de energía que impide que el músculo cardiaco se contraiga con la  fuerza habitual.

Esto es lo que provoca síntomas como la falta de aliento y el dolor precordial típico de la  angina de pecho. Cuando las personas que padecen insuficiencia cardiaca toman complementos de coenzima  Q10 se estimula el metabolismo energético de las células de su músculo cardíaco y de esa forma el corazón vuelve a tener su fuerza original.

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter desde la Home