Entre haciendas y cortijos por Sevilla

0
Entre haciendas y cortijos por Sevilla
Foto Alejandra Ribas – dDermis Magazine

Entre haciendas y cortijos por Sevilla que esconde rincones para vivir una experiencia con todos los sentidos, ya que el  patrimonio monumental de sus pueblos es el más rico de Andalucía, con su herencia histórica y cultural, naturaleza y gastronomía, fiestas y tradiciones. Cuenta con más de 250.000 hectáreas de espacios protegidos  repartidos en veintitrés enclaves diferentes con dos grandes parques naturales, la Sierra Norte y el de Doñana, e innumerables recursos naturales para visitar.

Y una de las mejores formas de visitar la provincia es a través de sus cortijos y haciendas, así como sus maravillosos pueblos. Un ejemplo es la población de Utrera, que alberga un patrimonio monumental  importante, con un centro histórico declarado Bien de Interés Cultural en calidad de Conjunto Histórico- Artístico desde el año 2002.

Allí podréis descubrir el misterio que esconde el Santuario de la Virgen de la Consolación y sus  peregrinaciones, la tierra de la cuna del toro bravo, del flamenco, sus campiñas y marismas.

El dulce típico utrerano por antonomasia es el mostachón, un bizcocho aplanado que se cocina sobre un papel de estraza en horno de leña. Las bizcotelas de origen árabe, las lenguas y palos de nata, los brazos de gitano y una amplia variedad de dulces y pasteles constituyen la base de una larga tradición repostera que ha aportado a las confiterías utreranas reconocimiento en toda la región. Carmona es otra joya arquitectónica  que vale la pena visitar, sencilla aunque consciente de sus valores, conocida como “El Lucero  de la Aurora”… La puerta de Sevilla abre el camino a la ciudad antigua, cercándose de muros y puertas. Es  una Ciudad Patrimonial donde la modernidad y lo tradicional se fusionan en plena armonía. El Parador de  Carmona es el antiguo Alcázar del rey Pedro I “el cruel”, donde el pasado se entremezcla con el presente, donde el visitante retrocede al pasado como si en un auténtico palacio árabe se encontrase: sin duda un  lugar donde disfrutar de la riqueza cultural, arquitectónica y gastronómica de Andalucía.

Recorriendo sus haciendas y cortijos
Existen multitud de haciendas y cortijos que podemos visitar dentro de la provincia. Entre las más reconocidas se encuentra la hacienda Guzmán, situada en la localidad de La Rinconera, que acoge la sede de la fundación Juan Ramón Guillén, con el compromiso de defender y promover la visibilidad del medio rural y  el sector particular del aceite de oliva. Cuenta con más de 150 variedades de olivos procedentes de los cinco  continentes, contando con la existencia de la única olivoteca del mundo. El cortijo Hotel Torre de la Reina es otro de los maravillosos alojamientos nacido de un cortijo de finales del siglo XIII, convertido en un atractivo hotel, siendo todo su conjunto declarado Monumento Nacional en el año 1972.

También el Paraíso de Doñana es otro punto importante que destacar de la zona. Por su privilegiada situación es un espacio pensado para disfrutar del contacto directo con la naturaleza, realizar todo tipo de actividades de carácter cultural, social, medioambiental o ecuestre y, al mismo tiempo, deleitarse con los excelentes productos que producen y ofrecen las comarcas del Aljarafe y Doñana. La Hacienda Guardiola y la  de Mejina son otro claro ejemplo de como la transformación de antiguos cortijos se ha transformado en establecimientos con historia, donde han sabido sacarle lo mejor de cada rincón, donde sus salones, patios y  jardines típicos sevillanos rodeados de jazmines, limoneros y naranjos gozan de una brisa perfumada, propiciando un grato e íntimo ambiente.

Datos del viajero

Información turística: Turismo de la Provincia Diputación de Sevilla
Oficina de turismo Utrera / Oficina de turismo Carmona
Cómo llegar: Vueling

 

Escrito por El mundo en tu Bolsillo (revista de Viajes online) / Fotografias: Alejandra Ribas