Emprendedora: Mireia Ranera

0

Mireia-Ranera DDERMIS-MAGAZINECo-fundadora de múltiples empresas, como la consultora digital incipy.com, inesdi.com (Digital Business School), la incubadora digital incube.es, y womenalia.com, la primera red social de mujeres profesionales.

¿Cuál es el rasgo diferencial de íncipy? Más que consultores nos gusta llamarnos “impulsores”. Además de definir y asesorar en el plan estrategico digital de la compañía, nos involucramos acompañando a nuestros clientes en el proceso de implantación. Somos su “partner”, su equipo “outsourcing”. Añadiría también nuestra visión global con foco en las personas. Entendemos que una buena estrategia digital tiene que abordar tanto el ámbito externo (clientes) como el ámbito interno (empleados).
El nuevo entorno digital no es un reto tecnológico, sino un reto de gestionar el cambio, de transformar y adaptarnos como personas, profesionales, clientes… a nuevas formas de hacer negocio, de vender, de relacionarnos, interactuar y trabajar.
Acompañamos a las empresas en su hoja de ruta digital para dar respuesta a retos como por ejemplo “Cuál es mi reputación digital, qué se dice de mi empresa, de mis productos…” o “En qué redes sociales están mis potenciales clientes y cómo podría captar su interés y relacionarme con ellos”.

Has fundado numerosos proyectos digitales de gran éxito. ¿Cómo saber por cuáles apostar y por cuáles no?

Influyen muchos factores y no existe la varita mágica. Como siempre la experiencia te enseña muchas cosas y te proporciona cierta intuición y visión. Siempre digo que un buen emprendedor no es aquel que tiene una gran idea, sino el que consigue hacerla “real” y “rentable”. Hay que ser persistente y flexible. Una buena idea no basta, tiene que solucionar un problema, aportar un valor distinto. Cuatro consejos que siempre me han ayudado: “Rodearme de personas, tanto del equipo como socios, que compartan la misma visión e ilusión”; “Pensar en grande y actuar en
pequeño”; “Contratar despacio y despedir deprisa” y “Disfrutar del camino porque el camino es en realidad la meta”.

DSC_6513Aunque has escrito todo un libro sobre el tema, ¿nos podrías dar algunas de las claves de una buena política de Recursos Humanos, y más en plena era digital?

El reto más importante será liderar la transformación de las empresas hacia nuevos estilos de gestión y liderazgo. Las empresas que sobrevivan pasarán de ser empresas cerradas, jerárquicas, con líderes inaccesibles… a empresas más abiertas, transparentes, horizontales, innovadoras y con equipos ágiles para adaptarse a la rapidez del mercado.
La manera de trabajar también va a dar un cambio radical en los próximos 5 años: las Redes Sociales Corporativas (redes sociales de uso privado interno para los empleados de una empresa) se convertirán en las nuevas herramientas digitales y colaborativas de trabajo sustituyendo al correo electrónico. Aquí la clave será implementarlas con éxito y fomentar la colaboración entre equipos y departamentos, no habituados a compartir información y acostumbrados a trabajar por silos, con procesos verticales y jerárquicos.
Otro reto será gestionar el Employer Branding en las redes sociales: conseguir una buena reputación digital como marca empladora pasará por lograr el compromiso y orgullo real de los empleados, para retenerlos y para que sean el mejor escaparate para atraer nuevo talento.
Y por último algo que la gente da por hecho. Por mucho que nadie nos haya enseñado cómo va Facebook, esto no va de Facebook, va de formar a los equipos en habilidades y conocimientos digitales para que puedan liderar aspectos clave de futuro como: Marketing Digital, e-Recruitment, e-commerce, Community Management, Atención al Cliente 2.0, Analítica Digital…

Sin embargo el mundo digital es muy cambiante. ¿Cómo adaptarse a él a su ritmo, especialmente desde las empresas?

La mejor manera es no utilizar la estrategia de la avestruz y taparse los ojos, pensando que todo esto es una moda. Internet tardó 3 años en adaptarse en las empresas y el móvil 4 años. Un tiempo que ahora nos parece una barbaridad. Adaptarse a la nueva era digital llevará su tiempo, y aquellas empresas que antes empiecen a abordar el cambio y el camino, antes se adaptarán y mejor preparadas estarán para afrontar los nuevos retos.