Emprendedora Zaida Latorre

0
Zaida Latorre

Emprendedora Zaida LatorreDiplomada en Fisioterapia por la UIC (Universitat Internacional de Catalunya) y ampliamente formada en medicina estética, tras casi 10 años de experiencia profesional en diferentes centros médicos y estéticos, Zaida Latorre tomó la decisión de emprender y abrir su propio centro en Sabadell (Barcelona), Opencel Via Massagué, en el que ofrece servicios especializados para el  bienestar, el cuidado del cuerpo y de la salud.

¿Qué tipo de tratamientos pueden encontrarse en tu centro?

Ofrezco tratamientos faciales que se adaptan a las necesidades de cada piel y de cada persona, para nutrir, reafirmar, dar luminosidad, tratamientos antimanchas despigmentante), antiarrugas (antiedad), así como tratamientos corporales, siempre   enfocándolos desde el punto de vista de la salud para solucionar los problemas estéticos. También ofrecemos tratamientos para reducir volumen y grasa localizada, reafirmar y tensar la piel para darle un aspecto más liso, ayudar a drenar y eliminar los residuos y toxinas del organismo, mejorar la circulación, etc. Como fisioterapeuta también proporciono tratamientos para aliviar tensiones musculares, mejorar el movimiento articular, disminuir el dolor y en definitiva conseguir mejorar la calidad de vida de las   personas. Y para conseguir un equilibrio cuerpo-mente utilizo terapias de bienestar como el masaje Geotermal o la Chocolaterapia.

En tu centro dispones de una línea de Alta Cosmética. ¿De qué se trata?

La alta cosmética se diferencia porque en su elaboración existe una gran concentración de principios activos de calidad, que es lo que le da la eficacia a las cremas. Otra característica importante a tener en cuenta es la absorción del producto tras su aplicación. Una de las funciones de la piel es actuar como barrera a las agresiones externas, y también puede impedir que penetre adecuadamente los cosméticos que aplicamos en ella. Estos productos se pueden quedar en la superficie ensuciando la piel y taponando el poro. En la alta cosmética se utilizan procesos para acelerar la absorción de los productos.

¿Qué formación se requiere para poder proporcionar este tipo de tratamientos especializados?

La formación que se requiere a nivel de tratamientos estéticos es como mínimo el título de esteticista, pero si los enfocas a nivel terapéutico y de salud es recomendable que la persona esté formada en alguna de las ramas sanitarias, porque nuestra salud es única y tienes que ponerte en manos expertas, que sepan lo que tocan. En éste campo hay que tener cuidado con el “intrusismo”. Hay personas que realizan tratamientos para los que no están cualificadas.

¿Cuál es el perfil de clientes a los que os dirigís?

En principio no hay límites de edad, el abanico es muy amplio, depende del estado en el que se encuentre la persona. Por eso es necesario estar cualificado, para poder diagnosticar en todo momento y decidir cuál es el tratamiento más conveniente para cada persona.

¿Cuál crees que es vuestro valor diferencial?

Mi principal objetivo es que el cliente se sienta cuidado por dentro y por fuera, es decir, solucionar desde la salud el problema estético. Otra diferencia es que ofrezco tratamientos muy asequibles y de buena calidad.

¿Cuál es el secreto para emprender con éxito en tiempos de crisis?

El secreto es ofrecer un buen producto, un buen servicio, tener conocimientos y experiencia, pero sobre todo ilusión y disfrutar con tu trabajo.