Ejercicios de Kegel, la solución al suelo pélvico durante la menopausia

0

La falta de producción de estrógenos por parte de los ovarios puede provocar alteraciones a nivel del suelo pélvico que pueden afectar a la calidad de vida de las mujeres. Entre el 20-50% de las mujeres entre los 45-65 años padecen incontinencia urinaria, según la AEEM. Los Ejercicios de Kegel son la solución al suelo pélvico durante la menopausia.

La mayoría de las mujeres comienzan a notar que los periodos son más irregulares en los últimos años de los cuarenta y principios de los cincuenta. Este hecho se debe a la menopausia, un acontecimiento de la vida de las mujeres en el que se producen importantes alteraciones hormonales que repercuten en muchos aspectos de la salud.

Con motivo del Día Mundial de la Menopausia, celebrado el 18 de octubre, los expertos de Intimina, compañía que ofrece la primera gama de productos dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, recomiendan realizar ejercicios de Kegel para contrarrestar las alteraciones del cuerpo derivadas de la menopausia.

¿Qué ocurre al cuerpo durante la menopausia?

De acuerdo con la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), alrededor del 85% de las mujeres tras la menopausia sufren un deterioro en su calidad de vida. De hecho, durante el inicio de este cambio hormonal, las mujeres pueden experimentar alteraciones de sus órganos genitales y en la vejiga; pérdida de colágeno, osteoporosis o aumento de sufrir riesgos cardiovasculares, además de alteraciones en el estado psicológico.

Asimismo, el aumento de la sequedad de la vagina, la pérdida de la elasticidad y la reducción del canal vaginal durante la menopausia, provoca la disminución de la sensibilidad durante las relaciones sexuales, anorgasmia o pérdida del apetito sexual.

Además de todas estas consecuencias, la falta de producción de estrógenos por parte de los ovarios puede provocar alteraciones a nivel del suelo pélvico que pueden afectar a la calidad de vida de las mujeres: incontinencia urinaria – según la AEEM, en la franja de edad de 45 a 65 años, un 20-50% lo padecen-, prolapsos – descenso de uno de los órganos pélvicos que una musculatura pélvica debilitada no puede sujetar-, e incontinencia fecal.

¿Cómo prevenir la patología del suelo pélvico?

El suelo pélvico se compone de una serie de músculos, nervios y tejidos conectivos formando una hamaca entre el hueso púbico y la base de la columna vertebral. Éstos sostienen los órganos internos (la vejiga y el útero) y a la vez ayudan a mantener el control sobre la vejiga y los movimientos intestinales.

Adoptar posturas incorrectas, cargar peso, hacer ejercicios de alto impacto, o tener problemas de espalda puede provocar que la actividad del suelo pélvico no funcione correctamente. Por ello, mantener una postura correcta y no hacer esfuerzos indebidos es una medida de prevención básica para los problemas de esta musculatura. “Sentarnos correctamente, y concienciarnos de la importancia de mantener la columna y pelvis alineadas, es fundamental para mantener un suelo pélvico fuerte”, afirman los expertos de Intimina.

Además, de una higiene postural adecuada, es importante realizar ejercicios de Kegel para prevenir futuros problemas de salud. Al igual que al levantar pesas se fortalecen los bíceps, elevar los músculos del suelo pélvico ayuda a que éstos ganen fuerza.

Foto QiCenter http://www.qicenter.es

No hay una edad concreta para comenzar a ejercitar los músculos del suelo pélvico. Cuanto antes se empiece, antes se notarán sus beneficios. Los ejercicios de Kegel practicados de forma regular son positivos para aquellas mujeres que están experimentando la menopausia. También para las que no sufren de incontinencia o no tienen el suelo pélvico débil. Lo importante es que desde edades tempranas se familiaricen con estos ejercicios ya que son una valiosa herramienta preventiva”, aseguran los expertos de Intimina.

¿Qué son los ejercicios Kegel y cómo se realizan?

Estos ejercicios, creados por el Doctor Arnold Kegel en 1940, consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura pélvica. Los expertos de Intimina aseguran que “realizar estos ejercicios es fundamental para recuperarse tras el parto, prevenir la incontinencia e incrementar la apetencia sexual, además de sobrellevar mejor los problemas derivados de la menopausia”.

Beneficios

  • Prevenir y superar la incontinencia urinaria.
  • Preparar y fortalecer el suelo pélvico previo a un embarazo saludable.
  • Recuperar y restaurar la fortaleza del suelo pélvico tras dar a luz.
  • Mejorar las sensaciones de la pareja durante las relaciones íntimas.
Ejercicios de Kegel
Foto: Ejercitador Kegel INTIMINA

Aunque los ejercicios de Kegel parecen sencillos, son algo más que apretar y relajar músculos. Para obtener todos los beneficios al ejercitar los músculos, existen entrenadores inteligentes de Kegel para ayudar a la mujer. Estos dispositivos usan la biorretroalimentación para registrar la fuerza del suelo pélvico cada vez que se realiza el ejercicio, seleccionando automáticamente una rutina apropiada basada en la fuerza resistencia y rendimiento.

Asimismo, las mujeres pueden ayudarse de pesos vaginales para entrenar la musculatura pélvica. Estos pesos mejoran el rendimiento al dar a los músculos un objeto sólido que sostener ya que es posible sentir el peso moverse y elevarse y saber que se está realizando correctamente.

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter