Directivas, empresarias y cansadas

0

Directivas, empresarias y cansadasDirectivas, empresarias y cansadas.

Desafiando a la publicidad os diré que no pesan los años, ni los kilos. Lo que de verdad acaba pesando son las responsabilidades.

Para ser empresaria, directiva, autónoma y varios etcéteras solo hay una salida: ser responsable.

Como dicen los diccionarios, la responsabilidad es un valor que está en la consciencia de la persona que le permite administrar, reflexionar, orientar, analizar y valorar las consecuencias de sus actos. La persona responsable toma decisiones de una manera consciente y asume las consecuencias que tengan estas decisiones.

Y eso, aunque no lo parezca ni lo diga el diccionario, es cansado…

Los buenos propósitos

Empezamos el curso escolar con objetivos personales, familiares y de empresa. A primeros de año, repetimos los votos por si no lo teníamos claro del todo y en muchos casos hemos de activar el plan B.

Se suceden las estaciones y observamos los cambios en nuestro entorno, sin llegar a ser conscientes de cómo pueden influir en nosotras.

La Medicina Tradicional China, que observa al hombre dentro de un todo, nos ayuda a adaptarnos a los cambios y a equilibrar nuestra energía. Los tratamientos con acupuntura llevados a cabo de forma regular, van a ser de gran ayuda en estas épocas de gran esfuerzo, con múltiples beneficios para el organismo.

Con la entrada de la primavera, nuestro organismo, después de muchos meses de actividad incesante y el frío del invierno con la disminución de las horas de sol que comporta, ha de adaptarse a muchas novedades.

Es frecuente ver en nuestra práctica diaria de la medicina, cantidad de mujeres que llegan extenuadas a “final de curso”. En ocasiones es heroica la labor conjunta con la secretaria para concretar una hora de visita y esto a medida que avanza el curso no hace más que empeorar.

A nivel laboral muchas profesiones o sectores empresariales tienen sus “picos” de complicaciones o de volumen pero a nivel social y familiar avanza el curso.

Y al llegar la primavera…

Muchas mujeres al entrar en primavera con la aparición de alergias, recrudecimiento de migrañas y otras patologías no hacen más que pensar en lo que falta antes de llegar a las vacaciones.

Entramos en época de bodas, bautizos, comuniones, congresos, verbenas y todo tipo de celebraciones que propicia el buen tiempo. Es cierto que eso va a épocas y a según qué edades se puede llegar a ir a 7 bodas en un año, cosa que después no acostumbra a ocurrir. Tampoco se enfrenta la misma situación energéticamente a los 30 años que a los 50, aunque la responsabilidad sea la misma. Son muchos los factores que hemos de sumar en la ecuación.

En una misma empresa pueden convivir 4 generaciones de mujeres, obviamente con circunstancias vitales diferentes.

Como en la mayoría de los problemas, la mejor táctica es la prevención.

No esperar a llegar a final de curso sin ningún tipo de energía, con mal humor y síntomas de agotamiento físico y mental que lo único que nos van a dar es mala vida.

Siempre podemos frenar un poco antes o bien intentar estar lo más equilibradas posible.

Recordemos no dejar la salud para lo último, como ocurre en muchas ocasiones, aunque alguna cosa estaremos haciendo bien si la esperanza de vida de las catalanas es la más longeva de Europa con 87 años de media. Es una carrera de resistencia y hay que llegar en buen estado, ¡al menos a final de curso!

Y recuerda: Nadie se puede cuidar por ti.

Escrito por Dra. Margarita de Legorburu BellaLicenciada en medicina y cirugía. Máster en acupuntura por la Universidad Bosch i Gimpera de la Universidad de Barcelona. Diplomada en acupuntura por las escuelas de Pekín -China- y Colombo (Sri-Lanka). Master en PNL por el Institut Gestalt de Barcelona.

Directora médica en consulta privada en Barcelona. Directora médica del gabinete de acupuntura en Clínica Sant Josep de Vic. Acupuntura per la dona en Clínica Corachán (Institut Vilató). Facebook  Twitter YouTube  Instagram Google + LinkedIn

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter

Taller de meditación