Innovación con dióxido de carbono

0

El dioxido de carbono (Co2) tu nuevo aliado de bellezaLa carboxiterapia es una técnica para combatir celulitis, flacidez y grasa localizada. Consiste en la aplicación de gas médico estéril de dióxido de carbono (Co2) por vía subcutánea, mediante pequeñas infiltraciones. En los últimos años son muchos los centros de belleza que han incorporado este tratamiento a su oferta, obteniendo unos resultados de lo más satisfactorios.

El Cotiene acción vasodilatadora: al aumentar la microcirculación sanguínea, se facilita la llegada de emoglobina cargada de oxígeno y de nutrientes a la zona tratada. De esta forma también se produce una activación de la producción de colágeno y elastina y una oxigenación y revitalización de los tejidos. Tal y como aseguran del Instituto Vila-Rovira, de Barcelona, “es una técnica segura, eficaz, bien tolerada por el paciente y de escasas contraindicaciones. Su eficacia ha sido avalada por múltiples estudios anatomopatológicos que demuestran su valía como tratamiento coadyuvante o como alternativa a otros procedimientos estéticos.”

La frecuencia y número de sesiones del tratamiento por Carboxiterapia dependerá de la zona a tratar y del efecto terapéutico deseado, pero lo habitual es recomendar entre 5 y 10 sesiones, a razón de una por semana.

 

¿Qué aplicaciones tiene?
Tratamiento estético cervicofacial:
• Zona palpebral y arrugas periorbitarias.Tratamiento de las ojeras pigmentadas. Arrugas finas. Arrugas de expresión.
• Área frontal.
• Surcos nasogenianos.
• Contornos faciales. Definición del ovalo facial. Efecto reafirmante y revitalizante.
• Región cervical. Arrugas y flacidez de la piel del cuello. La papada.

Tratamiento estético corporal:
• Celulitis.
• Flacidez.
• Adiposidades localizadas.
• Estrías.
• Definición de los contornos corporales.
• Flacidez de los brazos.
• Rejuvenecimiento de las manos.

Otras aplicaciones:
• Tratamiento capilar contra la alopecia.
• Cicatrices.
• Tratamiento pre y post liposucción.
• Tratamiento pre y post injertos de piel y trasplantes capilares.
• Afecciones dermatológicas (consecuencias de acné, psoriasis, vitíligo, ulceras, cicatrices, secuelas de quemaduras…).

Este artículo lo recomienda Beth Borés en Influencers

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter desde la Home, o descárgate nuestra app gratuita.