El Dermolifting Japonés o el tratamiento con Hilos VLift

0
DERMOLIFTING JAPONES IMMA GONZALEZ 2

El Dermolifting con hilos JBP V LIFT es una técnica novedosa para combatir la flaccidez y estimular la propia síntesis de colágeno.

Consiste en la implantación de unos hilos de sutura de polydioxanone (PDO) reabsorbibles, en la zona a tratar: cara, cuello, brazos, cara interna de piernas, cola de la ceja…, mediante unas finísimas agujas sin anclajes ni incisiones.

Estos hilos se utilizan hace tiempo en cirugía cardíaca, son bio compatibles, reabsorbibles y absolutamente seguros.

Con diferentes técnicas y diseños personalizados sobre el rostro del paciente y la zona a tratar, lo que se busca es conseguir un efecto tensor inmediato y a posteriori una reestructuración del óvalo facial y una neo síntesis de colágeno por el estímulo que ejerce el hilo sobre la célula dérmica fibroblasto.

De manera que estamos creando un soporte o mallado sobre el cual se va a producir una reestructuración dérmica que se traduce en un efecto tensor (lifting) y redensificador de manera autóloga, siendo la propia piel la que va a producir este retensado a partir de los hilos.

Estos hilos se van a reabsorber a los 6 meses pero van a crear una fibrosis natural con colágeno tipo I y III, que va a dar lugar a un efecto tensor que dura de 12 meses a un año y medio.

El resultado dependerá de la técnica empleada que ha de ser absolutamente personalizada e individualizada, del estado de la piel y del grado de envejecimiento del/a paciente, pudiéndose realizar desde los primeros signos de descolgamiento como prevención.

¿En qué consiste la técnica?

Después de historiar al/a paciente y estudiar detenidamente sus facciones y el resultado que buscamos mediante una exploración del rostro y líneas vectoriales de tensión, diseñamos de acuerdo con el/la paciente los vectores, líneas de tensión, aplicamos una crema anestésica que hace que el procedimiento sea indoloro y procedemos a la inserción de los hilos en la zona a tratar: cuello, cola de ceja, mejillas, brazos o piernas.

Hay diferentes longitudes de hilos dependiendo de las zonas.

Después se aplica frío o máscara descongestiva.

El/la paciente hace vida normal.

Para evitar hematomas se prepara a la paciente 24-48 h antes del procedimiento.

El resultado inmediato es un efecto tensor visible desde el primer momento y a  posteriori hay una redefinición del contorno que ha sido tratado.

Indicaciones y zonas a tratar:

Es una técnica que está indicada a partir de los 35 años, siempre que haya flaccidez y no se quiera dar voluminización al rostro, evitando así las “caras recauchutadas” o “pómulos de pepona” que son nada naturales.

Las zonas que suelen tratarse son: cola de ceja, cuello, recuperación de óvalo facial, Mandíbula o perfil de Nefertiti, brazos de murciélago y cara interna de piernas.

La duración del tratamiento es de una hora y la recuperación, tras una leve inflamación es muy rápida. Con tratamiento preventivo se pueden evitar hematomas, y el/la paciente hace vida normal sin ausencias laborales ni sociales.

Puede hacerse algún retoque si es necesario añadir alguna línea de tensión más.

Este procedimiento está indicado para pacientes que presentan flaccidez cutánea, que han perdido peso en poco tiempo o que ante los primeros signos de relajación cutánea deseen un tratamiento preventivo.

Como siempre hemos seleccionado los de más alta calidad, asegurándonos que su fabricación cumple los más altos estándares de calidad y con marcaje CE. Se trata de tu piel y tu salud!

También hemos superado un training hospitalario en el Hospital Taulí de Sabadell de la mano de los mejores profesores universitarios de esta técnica.

Escrito por:

IMMA PAG. 21