Y tú, ¿qué haces por cuidar tus articulaciones?

0
Cuidar tus articulaciones

Nuestras articulaciones rara vez descansan. Incluso cuando nosotras dormimos, ellas siguen cumpliendo su función, que no es otra que permitir que podamos mover, girar o doblar nuestro cuerpo. Una función tan importante, como el nivel de estrés al que se encuentran sometidos estos tejidos cada día.

Y es que, si no cuidamos adecuadamente nuestras articulaciones, forzándolas o sobrecargándolas, podemos acabar sufriendo dolores, dificultades de movimiento o limitaciones.

En este sentido, la prevención es clave. En el artículo de hoy te damos 6 consejos que te ayudarán a proteger tus articulaciones para que tú puedas seguir viviendo tu vida al máximo y haciendo todo aquello que te propongas.

¿Qué pone en riesgo nuestras articulaciones?

A menudo, el desgaste que sufren articulaciones y cartílagos, tejido que amortigua y facilita el movimiento, se achaca a la edad. Y es cierto que, con el paso de los años, se van desgastando y provocan que los huesos rocen entre ellos y ocasionen molestias y dolor.

Sin embargo, este desgaste puede acelerarse debido a nuestros movimientos, el ejercicio físico que realizamos, el peso que tienen que soportar las articulaciones, etc. En este sentido, son especialmente delicadas las rodillas. No solo tienen que aguantar nuestro peso, sino que están en constante movimiento – andamos, corremos, bailamos, nos agachamos… – y solo nos acordamos de ellas cuando nos duelen.

6 consejos para cuidar tus articulaciones

Para evitar que nuestras articulaciones nos den problemas antes de tiempo es muy importante saber cómo debemos cuidarlas. A continuación, te damos algunos consejos que te ayudarán a prevenir problemas ahora y en el futuro.

 

  1. Evita los kilos de más. El sobrepeso es uno de los principales enemigos de nuestras articulaciones, especialmente de rodillas y tobillos. Si quieres evitar que estos se sobrecarguen y su desgaste se acelere, debes procurar mantenerte en tu peso ideal.
  2. Cuida tu alimentación. Además de ayudarte a evitar el sobrepeso, una dieta equilibrada protegerá tus articulaciones y cartílagos Es muy importante incluir alimentos ricos en vitaminas A, C y D, calcio, fósforo, magnesio y proteínas. En este sentido, son especialmente beneficiosos los lácteos, la cúrcuma, las naranjas, el aceite de oliva, el jengibre, las frambuesas, las moras y los frutos secos.
  3. Hidrátate. Mantenerte bien hidratada es fundamental para todo y también para que tus cartílagos se conserven en perfectas condiciones.
  4. Mantente activa. Unos músculos fuertes te ayudarán a proteger tus articulaciones y, para reforzarlos, lo mejor es hacer ejercicio moderado de forma regular. Caminar, nadar, ir en bici y hacer estiramientos suaves es lo más recomendable. Y, si haces ejercicio intenso, recuerda que tus músculos y articulaciones necesitan recuperarse, así que respeta los períodos de descanso entre entrenamientos.
  5. Cuida tu postura. Cómo te mueves en tu día a día importa y mucho. Para que tus articulaciones no sufran sobrecargas y desgastes debes minimizar en todo lo posible los movimientos repetitivos y cuidar tu postura cuando trabajas, duermes, etc. En este sentido, debes procurar no cargar siempre el peso sobre las mismas articulaciones.
  6. Acude a los profesionales. Si notas cualquier molestia o dolor, no dudes en acudir a tu médico.

Recomendaciones para cuidar tus articulaciones

Además, para prevenir problemas de las articulaciones y los cartílagos puedes tomar complementos alimenticios que te ayuden a cuidar la estructura, flexibilidad y movilidad de estos tejidos. Un ejemplo es Leotron Articulaciones Advanced con Rosal Silvestre, un complemento de origen natural y agradable sabor a limón, que contiene vitamina C; colágeno, la principal proteína de las articulaciones, los huesos y la piel, y rosal silvestre, una planta medicinal conocida por sus propiedades relacionadas con el bienestar de las articulaciones.

Publicidad