Azores un oasis volcánico en el Atlántico

0
Foto: Alejandra Ribas

Dispersa en una franja de casi 600km de extensión y en pleno océano Atlántico, descubrimos las Azores, un oasis volcánico portugués de nueve islas que se encuentran ubicadas a 1.400 Km de Portugal y a unos 3.900 Km de Norteamérica.

Las islas invitan a un viaje de relax, a la vez que aventurero y lleno de emociones.

Sus dos principales islas son São Miguel, siendo la mayor de todas y Terceira, la segunda más habitada del archipiélago.  La capital de San Miguel, Ponta Delgada, comparte capital con la de Terceira, Angra de Heroismo y la isla de Horta, con su ciudad de Faial.

 SÃO MIGUEL

La isla de São Miguel, en la zona oriental del archipiélago, sorprende por su naturaleza salvaje, de un verdor intenso y paisaje volcánico. La pequeña y señorial capital Ponta Delgada, se encara al mar expectante para dejarse acariciar por los primeros rayos de luz del día, realzando sus viviendas de piedra volcánica creándose así la postal perfecta para el visitante.

La capital presume de numerosas iglesias, así como cantidad de calles adoquinadas en piedra volcánica llenas de pequeños bares, comercios y rincones que nos seducirán con su peculiar arquitectura.
Sin duda, la mejor manera de conocer más a fondo esta bella ciudad es a pie. Recorre sus callejuelas a la vez que observamos a sus habitantes tomar un café, inmersos en la lectura de su diario, contemplar sus edificaciones y dejarnos llevar hasta el puerto.

Disfrutar de un día en el paseo marítimo, puede convertirse en un domingo cualquiera, siendo aquí donde se suele desarrollar la vida de la isla, tanto por parte de los turistas como de los propios lugareños.
Adentrados más en la zona del puerto, nos abren sus puertas restaurantes con platos típicos de la isla, embarcaciones preparadas y dispuestas, para zarpar y contemplar cetáceos, ya que en general todas las islas, presumen de los avistamientos de estos mamíferos marinos durante todo el año.

Pero toda la vida de la isla no gira solo alrededor de su capital. São Miguel, puede presumir de increíbles paisajes volcánicos fundidos con el verde de su vegetación, numerosas piscinas naturales y una exquisita gastronomía.

Descubriendo la isla

Sete Cidades es una de las siete maravillas de Portugal, situado en la caldera del macizo del mismo nombre, y compuesto por dos lagos unidos entre sí por un paso estrecho.
Se encuentra dentro de un enorme cráter de un volcán inactivo, cubiertos de unas lagunas en las que se reflejan diferentes colores azulados y verdosos. Cuenta la leyenda, que fueron formados por las lágrimas derramadas de un pastor y una princesa que vivieron un amor prohibido.

Si tomamos la ruta que nos guía al mirador de la Vista do Rei, descubriremos una sorprendente panorámica de toda la caldera y sus dos lagos.

Uno de los principales sitios geológicos del archipiélago, se encuentra en el valle de Furnas. Aquí se ubican pequeñas calderas volcánicas cerca de una laguna natural del mismo nombre, donde una pasarela rodeada de pequeñas perforaciones naturales en la tierra, donde el agua hirviendo desprenden vapor a la vez que un fuerte olor a azufre, se convierten en toda una atracción para el turista, y también en una improvisada “cocina natural” para los restaurantes y habitantes del lugar.

Plato típico

Se aprovechan algunas cavidades en la tierra para cocinar uno de los platos más afamados de las Azores, el cozido das caldeiras furnas, Un plato compuesto principalmente, por carnes, verduras y legumbres, colocados por capas en grandes ollas y enterradas bajo tierra durante un promedio de 6 horas, dejando que el calor de la actividad volcánica del subsuelo haga su trabajo.

Otra de las visitas obligadas en la zona, es la Poça da Dona Beija, un manantial que forma parte de un conjunto de fenómenos volcánicos secundarios de la caldera de Furnas. Un espacio de recreo y relax, habilitado para el baño, que consta de cinco piscinas naturales, todas ellas de agua caliente además de propiedades terapéuticas.

Lagoa do Fogo

Lagoa do Fogo, es otra de las visitas obligadas para cualquier viajero. Situado en el centro de la isla y en el cráter del volcán Água de Pau, es el lago con mayor altitud de nivel del mar que hay en la isla, tiene una profundidad máxima de 30 metros y desde 1974 es reserva natural.

Siguiendo la carretera desde Lagoa do Fogo y bajando por la ladera norte, se encuentra la entrada hacia Caldeira Velha, una zona de baño que se ha convertido en todo un peregrinaje de turistas durante todo el año.

La principal atracción es una cascada de unos 3 metros de altura de agua caliente, con alto contenido en hierro, rodeada de una exuberante y colorida vegetación. Dentro de la zona se encuentran pequeñas pozas de agua termales, transformadas en improvisados spas naturales entre un frondoso y verde arbolado.

 

TERCEIRA

Tan solo 40 minutos en avión separan São Miguel de Terceira, esta debe su nombre al ser la tercera isla del archipiélago azoreño en ser descubierta, después de la de Santa María y la de São Miguel. Forma parte del grupo central que las islas, y es destino perfecto para unas vacaciones de relax, senderos para descubrir y multitud de piscinas naturales bañadas por el Atlántico.

Angra do Heroísmo es la población más grande de la isla y actúa como la capital de la misma. Fue la primera ciudad del archipiélago, descubierta en el s.XV.

El primer día de 1980 un terremoto de 7,2 grados asolo a la población, causando el destrozo de gran parte de sus edificaciones, pero gracias a la rápida reconstrucción de la ciudad, después de tres años, en 1983, su centro histórico fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Pasear por sus callejuelas entre casas de vivos colores, podemos descubrir algunas joyas arquitectónicas, entre ellas, la Catedral del Santo Salvador, situada en plena Rua da Sé, una de las principales calles de Angra, donde se concentran multitud de comercios tradicionales y bellas edificaciones típicas de la isla.

Igreja da Misericórdia

La señorial Igreja da Misericórdia es otra de las imponentes edificaciones que se pueden visitar, y que con la mirada al Atlántico se encuentra ubicada al principio del puerto. El Jardín Duque da Terceira o la Praça Velha, son otros de los lugares imprescindibles por conocer.

La zona portuaria, está delimitada con dos impresionantes fortalezas situados en cada extremo del puerto.

El fuerte o castillo de San Sebastián fue el primer bastión de defensa de la ciudad. Justo al otro extremo se encuentra la de São João Baptista, conocida también como Fortaleza do Monte Brasil, construida entre los siglos XVI y XVII. Con sus 4 Km de muralla es considerada la fortificación más importante de todo el archipiélago, ubicada en una ladera boscosa, desde donde se pueden ver unas esplendidas panorámicas de la ciudad.

 

Un mundo bajo tierra

La mejor manera de empezar conociendo la isla, es poder hacernos una idea de la extensión de sus verdes prados, y no hay mejor forma que subir hasta mirador de Serra do Cume, donde disfrutaremos de unas vistas impresionantes de extensas llanuras vestidas con mantos en distintos tonos de verdes, divididos por simétricos muros de piedra volcánica.

Recorriendo la isla se puede disfrutar de increíbles parajes de origen volcánico, en los que podremos conocer las entrañas de la isla. Entre ellos se encuentra la Gruta do Natal, un curioso tubo de lava, que en su gran parte está situada por debajo de la laguna Lagao do Negro, y por donde se puede realizar un pequeño recorrido por su interior.

Furnas do Enxofre

Otra visita importante a tener en cuesta son las Furnas do Enxofre, un pequeño paseo entre humaredas de un volcán adormilado, que nos presenta actividad a través de ellas, de las cuales, gracias a la filtración de las lluvias en su tierra, forman pozos o depósitos de azufre.

Pero tal vez la visita más impresionante, donde sentiremos la emoción de adentrarnos en el interior de una cavidad volcánica, es el de Algar do Carvão, nombrado Monumento Natural Regional, está situado en la zona central de la isla a 550 metros de altitud. Esta chimenea volcánica consta de casi 100m de profundidad, y los estudios indican que se formó hace unos 3200 años.

Durante el recorrido podremos ver la gran concentración de estalactitas que se forman en el techo, y acabaremos hasta la zona más profunda de la garganta, en una pequeña laguna subterránea.

 

Información Turística
www.visitazores.com/es

Texto El Mundo en tu Bolsillo – Fotos. Alejandra Ribas

leotron extraordinarios vitaminas